Es uno de los grandes lugares de peregrinaje de los aficionados al motor, así que sus muchos fans están ahora de enhorabuena. Tras meses cerrado a causa de la emergencia del coronavirus, el museo de Lamborghini en Sant’Agata Bolognese acaba de reabrir sus puertas justo a tiempo para celebrar dos grandes aniversarios: los 50 años de la presentación del Countach en el Salón del Automóvil de Ginebra de 1971 y las dos décadas que cumple el propio museo.

La exposición con la que regresa el MUDETEC (el nombre oficial del museo) se titula ‘Future is our legacy’, y se centra en uno de los aspectos centrales de la filosofía de la marca del toro: la innovación, que mira siempre al futuro, pero basada en la tradición. A la muestra, dividida en dos plantas, se accede por un túnel en el que suena el inconfundible rugido de un motor V12. Allí también se puede ver un vídeo introductorio. Luego, se concentran los modelos históricos, desde el Lamborghini Miura hasta el Lamborghini Diablo, con los que contrastan los futurísticos Essenza SCV12 y Vision GT.

Ya en la segunda planta, el protagonista es el Countach, que cumple cinco décadas desde que Ferruccio Lamborghini lo presentara en Ginebra causando sensación. El coche que hizo de la marca un mito preside una impresionante colección de sus ‘sucesores’ más especiales: Reventón, Sesto Elemento, Veneno, Centenario… O el primer híbrido de la casa, el Sián.

Además, la muestra está llena de ‘gadgets’ y de experiencias digitales e interactivas, como es habitual en el museo de Lamborghini. Por ejemplo, una de las más nuevas se llama ‘Social pass-by card’, y permite al visitante tomarse una foto junto a su ‘Lambo’ favorito y compartirla directamente en sus redes sociales.

Eso sí, debido a la pandemia, el MUDETEC aún no funciona a todo gas. Sólo 12 personas pueden acceder cada media hora, por lo que es necesario reservar con antelación a través de su web. Sin duda, una forma distinta de disfrutar de un lugar muy especial.

 

Artículo publicado aquí