Mientras unos esperan a que la rentabilidad les facilite la transición, otros como Porsche han decidido ir a por todas con una decidida apuesta por el coche eléctrico. Así lo ha refrendado hace pocas horas el presidente de Porsche, Oliver Blume, que ha confirmado los ambiciosos planes de electrificación de la marca alemana.

Según Blume, en los próximos cinco años invertirán 15.000 millones de euros en el desarrollo de su gama eléctrica, incluyendo híbridos enchufables y eléctricos puros. Estos últimos llevándose el grueso de la inversión.

Este dinero permitirá lanzar nuevas propuestas, como el esperado Taycan Cross Turismo, que no es otra cosa que una versión SUV del Taycan actual, y que debería llegar este año. Una gama que esperan les permita llegar al 2025 ya con una cuota de ventas del 50%.

Desde entonces la oferta aumentará y gracias a la esperada de las nuevas generaciones de baterías, la cuota de ventas se volverá a incrementar hasta llegar al 80% para finales de la década.

Uno de los motivos de este optimismo, que choca con el pesimismo de otros grupos, es la buena marcha de ventas del Taycan. Un modelo que en 2020 vendió 20.000 unidades, y que en 2021 esperan que aumente hasta las 30.000 entregas. Algo que supondría acumular el 10% del total de ventas de la marca.

Pero no será hasta la llegada de una propuesta más popular hasta que se disparen realmente las ventas de eléctricos en Porsche. Un extremo que sucederá en 2022, con el desembarco del Macan eléctrico.

Un modelo más compacto, situado en el segmento de los SUV, y que contará con un precio previsiblemente mucho más accesible que el Taycan. Ingredientes que sin duda deberían traducirse si la capacidad de producción lo permite, en una ventas incluso mayores que las de la berlina.

Relacionadas | El Porsche Taycan 4S mejora su autonomía bajo el ciclo EPA, alcanzando un máximo de 365 kilómetros

 

Artículo publicado aquí